top of page

Ciencia Psicodélica: Remedios para la Historia Repetida- Parte I

Actualizado: 5 dic 2023

Nota: Los invitados de The Psychedelic Blog no respaldan, apoyan ni abogan en nombre de ningún enfoque de tratamiento específico para enfermedades mentales, a menos que se indique lo contrario. Las opiniones expresadas durante esta entrevista no necesariamente reflejan las opiniones ni el respaldo de The Psychedelic Blog. Los lectores siempre deben consultar con profesionales de la salud calificados y realizar su propia investigación antes de considerar cualquier opción de tratamiento. El blog y sus autores no son responsables de las decisiones tomadas basadas en la información proporcionada por los invitados.

Peace
2 PNG Diseñado por Artest

"Tener esperanza y ser optimista respecto a las drogas psicodélicas y su potencial es una cosa; ser mesiánico es otra."

- Robert Masters y Jean Houston, Las variedades de la experiencia psicodélica


The Psychedelic Blog (PB): Los Dres. Eiko I. Fried y Michiel van Elk tal vez quisieron colocar las palabras de advertencia anteriores en vallas publicitarias en cada rincón del planeta. En cambio, se quedaron con la admonición de 1966, de Masters y Houston, para el final de su artículo, La Historia se repite: Un Mapa para Abordar Problemas Comunes en la Ciencia Psicodélica. Ya sea que esta exhibición de suprema contención fuera una especie de genio poético o no, no pude resistir amplificar la cita en un titular ampliado con una fuente resaltada. Así está mejor.


El Antiguo Testamento cuenta la historia de Moisés. Era un pastor cuando encontró un arbusto ardiente a través del cual Dios le instruyó a liderar a los israelitas fuera de la esclavitud de Egipto hacia la Tierra Prometida. La historia de la psicodelia también tiene figuras transformadoras. El Dr. Timothy Leary, por ejemplo, era un respetado investigador de la Universidad de Harvard y conferencista en psicología clínica cuando encontró su propio arbusto ardiente, el LSD. Y, mientras Moisés llevaba los Diez Mandamientos del Señor en tablas de piedra grabadas, Leary tenía solo tres mandamientos que estaban impresos en volantes y distribuidos dondequiera que iba: Encender, Sintonizarse, Retirarse.


Esas son las palabras que alentaron a una generación a explorar estados alterados de conciencia a través de sustancias psicodélicas como el LSD, la psilocibina y la mescalina. Se les pedía a los jóvenes que se desvincularan de las normas sociales y se desvincularan de las instituciones convencionales. Si bien los mensajes de Leary eran, de hecho, liberadores para su audiencia, representaban una amenaza preocupante para la institución. En medio de un contexto explosivo que incluía la Guerra de Vietnam, el Movimiento por los Derechos Civiles y los Beatles, Leary encendió una revolución contracultural que efectivamente descarriló el progreso de los estudios psicodélicos a nivel mundial. Ciertamente, Leary no fue el único instigador, pero simbolizó un punto de inflexión en el que los posibles tratamientos para diversas enfermedades mentales y trastornos por uso de sustancias escaparon del laboratorio. Posteriormente, las instituciones entraron en pánico y luego respondieron. Las sustancias psicodélicas se convirtieron en drogas de Clase 1 y la investigación fue silenciada.


Hoy en día, las voces alguna vez silenciadas de los defensores de los psicodélicos están intensificando sus llamados gradualmente para que las sustancias estén disponibles para ayudar a abordar la creciente crisis de salud mental y para permitir que los psiconautas, una vez más, exploren la mente sin enfrentar repercusiones legales. Aún más fuertes que esas voces, sin embargo, son los engranajes del capital con grandes visiones de ganancias. Las apuestas son muy altas y la tensión está aumentando. Sí, se podría llamar combustible. Conozcamos a nuestro invitado, el Dr. Michiel van Elk.


Man
Michiel van Elk

 

Michiel van Elk

Michiel van Elk es Profesor Asociado en la unidad de Psicología Cognitiva del Instituto de Psicología de la Universidad de Leiden. Como jefe del Laboratorio Psicodélico, Religioso, Espiritual y Místico (PRSM), su investigación se centra en experiencias religiosas y espirituales, y estados alterados de conciencia (EAC), inducidos a través de la meditación, la privación sensorial, los psicodélicos y otros medios. Utilizando una variedad de técnicas diferentes, como medidas de autoinforme, entrevistas, manipulaciones de expectativas, herramientas de neuroimagen, técnicas psicofisiológicas y desafíos farmacológicos, busca comprender cómo se producen los EAC, los efectos que tienen en nuestro comportamiento y bienestar, y las implicaciones filosóficas de los EAC para nuestras opiniones sobre el yo y la realidad.


 

PB: Bienvenido, Michiel. Felicitaciones a usted y al Dr. Fried por este trabajo titulado "La Historia se repite: Un Mapa para Abordar Problemas Comunes en la Ciencia Psicodélica". El artículo sugiere que los estudios psicodélicos modernos carecen de un enfoque estructurado. ¿Qué los llevó a la conclusión de que existe una falta de calidad y rigor científico en los estudios psicodélicos modernos?


MvE: Básicamente, fueron las publicaciones clave que salieron en los últimos cinco años. Después de escribir el artículo, nos acusaron de seleccionar ejemplos malos de estudios específicos que carecían de condiciones de control adecuadas, etc. Pero realmente hicimos nuestro mejor esfuerzo para examinar también los estudios más destacados. Allí, la conclusión algo decepcionante es que incluso los estudios de alto perfil a menudo carecían de rigor científico. Esto era evidente en términos de informes estadísticos, adhesión al protocolo de estudio preinscrito, inclusión de informes transparentes sobre la información de ruptura de ciegos, informes transparentes sobre conflictos de interés y también falta de mediciones de seguimiento a largo plazo. Entonces, en muchos de los estudios que he visto en los últimos años, estos son problemas recurrentes. Pero el campo parece estar mejorando lentamente. Aún así, en general, hay mucho que ganar aplicando un enfoque más riguroso para estudiar la terapia psicodélica.


"Pienso que hay un riesgo de que cada persona que trabaja en este campo, incluyéndome a mí mismo, esté entusiasmada con los psicodélicos debido a experiencias personales, experiencias personales positivas."


- Michiel van Elk


PB: Usted categoriza los problemas en su estudio como problemas fáciles, problemas moderados y problemas difíciles. Hablemos por un momento sobre los conflictos de interés, que es uno de los problemas fáciles. ¿Cuáles son sus principales preocupaciones acerca de los conflictos de interés en la investigación psicodélica?


MvE: Bueno, el riesgo principal es el sesgo. De alguna manera, si hay un conflicto de interés existe un sesgo aumentado, o un riesgo de sesgo, para informar resultados positivos y para informar resultados negativos o eventos adversos graves. En el artículo, nos referimos a revisiones que básicamente señalaron que los estudios que tenían un conflicto de interés tenían 5 veces más probabilidades de encontrar efectos significativos que los estudios sin conflictos de interés. Específicamente en el campo de la terapia psicodélica, existe un riesgo de sesgo debido a las enormes inversiones realizadas por las compañías farmacéuticas que desean demostrar que estos medicamentos funcionan. Incluso para una organización sin fines de lucro como MAPS, que tienen en su agenda llevar la terapia con MDMA a la sociedad. Ese es realmente su objetivo principal. Es una especie de objetivo político, y existe el riesgo de que la ciencia se utilice como vehículo para lograr ese objetivo.


Específicamente, en el campo de la ciencia psicodélica, creo que hay un riesgo de que cada persona que trabaja en este campo, incluyéndome a mí, esté entusiasmada con los psicodélicos debido a experiencias personales positivas. Y eso no es un problema en absoluto, pero podría llevar a esfuerzos motivados para tratar de demostrar implícitamente que estos medicamentos funcionan de manera efectiva, aunque los datos puedan no ser tan favorables. Entonces, creo que ese es el principal problema que intentamos abordar en este artículo.


PB: ¿Hay un precedente de estudios realizados en los que muchos de los investigadores tienen experiencias personales con las sustancias que se están estudiando? Me imagino que el cannabis podría ser uno.


MvE: Bueno, a menudo hago paralelos con las intervenciones basadas en mindfulness (MBI) que han seguido la misma trayectoria y que han dado lugar al campo de la ciencia contemplativa.


Cuando vas a una conferencia científica sobre mindfulness, estás rodeado de personas que son entusiastas de la meditación. Basados en experiencias personales positivas con la meditación, muchos investigadores se interesaron en el tema. Hemos visto una histeria similar en el campo del mindfulness a la que vemos actualmente con los psicodélicos. La histeria del mindfulness estaba en su punto máximo hace unos 10 años, cuando comenzaron a surgir más y más historias sobre los enfoques basados en evidencia que demostraban que las MBI estaban ayudando a las personas con depresión, ansiedad, TOC, adicciones, etc. Dichos ensayos sufrieron problemas similares a los ensayos que vemos con los psicodélicos, incluida la falta de un grupo de control adecuado, pero también conflictos de interés, y como consecuencia, la presentación selectiva de resultados. Solo hasta ahora vemos de forma gradual más matices en la literatura sobre mindfulness, que señala que para un grupo de personas, las MBI pueden ser perjudiciales y pueden provocar episodios psicóticos o disociación. En ese sentido, el campo de la investigación psicodélica ya parece bastante cuidadoso, y vemos en la literatura actual, especialmente durante el último año, una mayor conciencia del potencial de riesgos adversos.


Varios artículos importantes han señalado, tanto con datos cualitativos como cuantitativos, que, en ciertas circunstancias, las personas podrían llegar a tener más tendencias suicidas después de la terapia con psilocibina o que puede haber un mayor riesgo de abuso en la sala de terapia. Estos son riesgos muy reales que debemos tomar en serio. Así que, creo que especialmente debido a la historia de estos campos, todos somos muy conscientes de los problemas potenciales. Tengo razones para ser más optimista en comparación con otros campos donde ocurrieron problemas muy similares.


PB: ¿Es especialmente difícil el problema del grupo de control en los estudios psicodélicos debido a la naturaleza misma de los psicodélicos?


MvE: No particularmente. Creo que con cualquier intervención, ya sea terapia cognitivo-conductual (CBT), antidepresivos o MBIs, tienes el mismo problema: que tan pronto como aplicas la intervención, los participantes se dan cuenta de inmediato qué terapia se les ha asignado, y tan pronto como se realiza dicha intervención, los sujetos averiguan de qué se trata o intentan averiguarlo. Entonces, se tiene el problema de romper los ciegos ("Romper los ciegos" se refiere a revelar el tratamiento que un participante está recibiendo. En un estudio doble ciego, ni los participantes ni los investigadores saben quién está recibiendo el tratamiento y quién está recibiendo un placebo. Esto se hace para eliminar el sesgo en los resultados).


Lo que es bastante prometedor en la terapia psicodélica es que se tiene una buena forma de controlar el problema de romper los ciegos. Por ejemplo, en Chicago, Harriet De Wit está preparando un estudio donde informan a las personas que pueden recibir una de cuatro sustancias, aumentando así la incertidumbre sobre lo que se les va a aplicar. Además, en la Universidad Johns Hopkins, están realizando cada vez más estudios en los que aplican regímenes de dosificación múltiple a diferentes grupos de personas. Todavía se puede esperar que las dosis más altas estén asociadas con una relación dosis-respuesta más fuerte, reduciendo así el riesgo del problema de romper los ciegos. Será más difícil para las personas averiguar si recibieron 10 mg o 15 mg de psilocibina, ya que la dosificación es bastante cercana. Entonces, hay soluciones bastante elegantes para el tema. Sin embargo, como señalamos en el artículo, esas soluciones son costosas en términos de dinero. Se necesita mucho financiamiento para poder agregar todas estas condiciones de control, pero también son costosas en términos de toda la infraestructura que se necesita para hacerlo posible: múltiples centros, formación de terapeutas, etc.


PB: Su estudio destaca el problema de los tamaños de muestra pequeños. ¿Cómo determina el tamaño de muestra ideal para sus estudios para garantizar resultados significativos y confiables?


MvE: Hay diferentes herramientas disponibles para hacerlo. La forma convencional en que se determina el tamaño de muestra es realizando un análisis de potencia. Hay diferentes paquetes de software disponibles que se pueden usar, donde básicamente se especifica el tamaño del efecto de interés. Sobre esa base se puede inferir cuántos participantes se necesitan para poder detectar dicho efecto. En los últimos 10 años, se encuentran disponibles cada vez más herramientas que son aún más detalladas para realizar un análisis de potencia, incluidos estudios de simulación, donde se simulan los datos esperados. Si se espera, por ejemplo, una diferencia media entre dos grupos y una cierta desviación estándar para diferentes grupos, entonces sobre la base de esos datos simulados se puede estimar cuántos participantes se necesita reclutar para mostrar un efecto específico de interés. También hay herramientas en línea disponibles que pueden ayudar.


"Desde mi perspectiva, el futuro de la terapia psicodélica puede implicar encontrar un nicho para perfiles de pacientes específicos que responden excepcionalmente bien a estos tratamientos."


- Michiel van Elk


PB: ¿Puede articular sus mayores preocupaciones con respecto a la investigación psicodélica, especialmente a la luz de los desafíos destacados en su estudio?


MvE: Ciertamente, mi preocupación principal gira en torno al potencial de la histeria que rodea a los psicodélicos para crear expectativas poco realistas. Muchos colegas y yo, que trabajamos en el campo de la ciencia psicodélica, encontramos con frecuencia a personas en situación de angustia, personas que sufren diversos trastornos mentales, así como familiares que buscan desesperadamente orientación sobre cómo acceder a la terapia psicodélica. Es crucial enfatizar repetidamente que estas sustancias aún no están ampliamente disponibles para uso terapéutico, especialmente en entornos de terapia regulados y legales. Existe un riesgo de que las personas depositen todas sus esperanzas en esta modalidad de tratamiento específica.


Desde mi perspectiva, el futuro de la terapia psicodélica puede implicar encontrar un nicho para perfiles de pacientes específicos que responden excepcionalmente bien a estos tratamientos. Es posible que podamos identificar a individuos en función de sus síntomas específicos, factores predisponentes y la probabilidad de beneficiarse de la terapia psicodélica. Sin embargo, considero que es excesivamente simplista concluir que, en los próximos 10 o 20 años, todas las personas que sufren un trastorno depresivo mayor, por ejemplo, se beneficiarán universalmente de la terapia psicodélica.


La depresión, por ejemplo, es una condición increíblemente heterogénea con diversas presentaciones de síntomas que pueden coexistir. Cada paciente deprimido es único, al igual que ocurre con las personas que padecen trastorno de estrés postraumático (TEPT). Aunque puede haber algunas similitudes, también existen diferencias significativas entre ellos. Por lo tanto, debemos analizar estas distinciones, tanto a nivel teórico como a través de investigaciones más rigurosas, para determinar quiénes son los que más se benefician de la terapia psicodélica. Es totalmente posible que otros pacientes puedan obtener más beneficios de enfoques terapéuticos establecidos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), la terapia cognitivo-conductual (TCC) u otras herramientas ya disponibles en el arsenal de los terapeutas.


PB: Michiel, me gusta escuchar su visión de hacia dónde se dirigen las terapias asistidas por psicodélicos, y sé que muchas personas quieren saber cómo termina esta historia más pronto que tarde. Por ahora, sin embargo, vamos a tomar un descanso. Cuando continuemos con Ciencia Psicodélica: Remedios para Repetir la Historia Parte II, hablaremos más sobre los desafíos de garantizar una investigación ética.



Opmerkingen


bottom of page