top of page

Sin Tiempo para el Pánico: Matt Gutman, Superando una vida de ataques de pánico (Parte II)

Nota: Los invitados de The Psychedelic Blog no respaldan, apoyan ni abogan en nombre de ningún enfoque de tratamiento específico para enfermedades mentales, a menos que se indique lo contrario. Las opiniones expresadas durante esta entrevista no necesariamente reflejan las opiniones ni el respaldo de The Psychedelic Blog. Los lectores siempre deben consultar con profesionales de la salud calificados y realizar su propia investigación antes de considerar cualquier opción de tratamiento. El blog y sus autores no son responsables de las decisiones tomadas basadas en la información proporcionada.


Matt Gutman, ABC News

"El problema para mí fue que lo que más temía realmente sucedió."

-Matt Gutman


PB: Bienvenido de nuevo, Matt. Estoy muy interesado en hablar un poco sobre la terapia cognitivo-conductual (TCC) porque parece que la encontraste útil. ¿Qué estrategias de TCC encontraste más efectivas al lidiar con ataques de pánico?


Matt: El objetivo central de la TCC es la psicoeducación. Te dice que lo que más temes probablemente no sucederá. El problema para mí fue que lo que más temía realmente sucedió. Tenía miedo de perder el control durante un ataque de pánico y decir algo incorrecto con consecuencias significativas, y eso es exactamente lo que pasó. Así que esa parte no funcionó muy bien para mí. Pero otras partes de la TCC, que incluían no tener comportamientos de seguridad y no tener comportamientos de evitación, realmente fueron útiles. Muchas de las cosas que estaba haciendo para ayudarme a evitar un ataque de pánico, como fumar cigarrillos, ropa interior mágica, estiramientos, todo eso en realidad no me ayudó. Al contrario, fue perjudicial. Lo que me ayudó con el pánico fue el hecho de empezar a eliminar todas esas cosas, incluso antes de tomar cualquier otro tipo de tratamiento. Pero la presión de estar en vivo al aire no fue algo que la terapia de exposición pudiera recrear, así que no funcionó para mí.


PB: ¿Has considerado dejar lo que haces debido a que es un trabajo de mucha presión?


Matt: Sí, claro. Eso fue lo primero que consideré después de lo de Kobe: dejar lo que hago. Pero realmente me gusta lo que hago y soy bueno en muchas cosas, así que no me parecía una buena idea. Estuve casi dispuesto a dejarlo porque me gusta aún más escribir, pero me alegra haber encontrado una salida. La otra parte es que ser un reportero de medios impresos, o solo escribir, no es tan lucrativo como ser un reportero de televisión, a menos que seas extremadamente exitoso.


PB: Entonces, ¿tu libro definitivamente cae en la categoría de promoción de la salud mental, verdad?


Matt: Correcto, eso creo.


PB: ¿Has hecho alguna promoción de la salud mental antes? ¿Y fue tu experiencia con ataques de pánico lo que te llevó por este camino?


Matt: No, nunca he hecho nada relacionado con la promoción. De muchas maneras, ser periodista es ser un anti-promotor, ¿cierto? Somos solo oyentes. Somos receptáculos. Así que no estaba en el trabajo de promoción y nunca hice promoción en términos de salud mental. Nunca supe que tenía un problema de salud mental. Esto definitivamente fue lo primero, y no me interesaba. Soy un promotor reacio, y tal vez eso me hace mejor en ello. No soy alguien que esté agitando una bandera de algo. Solo me di cuenta de que había una necesidad masiva. Me di cuenta de que las personas que entran en pánico están muy desatendidas, poco reconocidas y poco apoyadas. Eso es lo que realmente me llevó a escribir este libro: la idea de todas las personas que no reciben atención. Porque los que entran en pánico tienden a implosionar en lugar de explotar, todo es interno. Tienden a volverse tímidos y retraídos, y no son personas que tienden a tener accidentes de tráfico por conducir ebrios. Son personas que tienden a volverse agorafóbicas y nunca vuelves a saber de ellas. Eso es lo que me atrajo a escribir sobre esto.


PB: Estoy tratando de recordar tu libro ahora mismo. Me pregunto si alguna vez hablaste sobre los espectadores, esas personas presentes durante un ataque de pánico de alguien, y si su renuencia a preguntar sobre lo que acaba de suceder podría hacer que el que sufre lo suprima aún más. Quiero decir, nadie nunca me dijo nada y no creo que incluso si vieran ese comportamiento extraño, hubieran dicho algo. Pero si lo hubieran hecho, podría haber sentido que de verdad necesitaba ayuda en lugar de pensar que tal vez era solo parte de mi imaginación.


Matt: Hmm. Nunca pensé en los espectadores. Creo que probablemente están preocupados por otras cosas o no prestan atención. La mayoría de las veces, la gente no se da cuenta cuando otras personas están teniendo un ataque de pánico. Y casi no tiene nada que ver con los espectadores. Todo es interno, ya sabes, se trata de nuestros propios gatillos personales, por eso cada pánico es tan único. Realmente no entro en pánico antes de hablar en público frente a otras personas. Es solo la cámara lo que realmente me asusta, por alguna razón. También hay cosas extrañas sobre las noticias en televisión que la hacen extremadamente desafiante y que la gente no sabe. Como esta mañana, 20 minutos antes de salir al aire me cogieron desprevenido. Tuve que preparar algo completamente diferente mientras conducía a mi enlace en vivo. Entonces, ¿qué haces? Básicamente repasé mientras conducía, tratando de averiguar qué necesitaba hacer, cómo regurgitarlo y presentar este nuevo reportaje.


PB: Las redes sociales son un arma de doble filo, ¿verdad? ¿Aspectos buenos, aspectos malos? ¿Cuál es tu opinión sobre cómo esto afecta a aquellos que lidian con la ansiedad?


Matt: Hay algunas cuentas de redes sociales por ahí que hacen cosas buenas y pueden ayudar realmente a las personas. Creo que la obsesión con las redes sociales probablemente no es saludable, pero no soy médico, no sé. La ciencia dice que no lo es, y estoy de acuerdo con ella solo porque tiendo a estar de acuerdo con los datos. Es una herramienta, y puede ser utilizada de ambas maneras. Puede ser útil y puede ser perjudicial. Es tan fácil caer en situaciones extrañas y difíciles con las redes sociales, lo cual no es útil.


"No dejes de hacer cosas porque te asustan, porque eso sería terrible."

- Matt Gutman


PB: Para cualquiera que esté lidiando con ataques de pánico, estoy seguro de que les encantaría escuchar tu consejo. ¿Qué crees que son las cosas más útiles a tener en cuenta durante esos momentos más difíciles de pánico creciente?


Matt: Bueno, lo primero es que no vas a morir. Lo segundo es que el pánico es tan común... no estás solo. Lo tercero es que es pasajero, entre 15, 30 o 60 segundos; luego es solo ansiedad. Todos vivimos con ansiedad todos los días, podemos superarlo. El cuarto es que hay muchas técnicas que pueden ayudarte a disminuir la intensidad de un ataque de pánico. Desde técnicas de atención plena como enfocarte en cinco cosas que ves, cuatro cosas que oyes, tres cosas que sientes, dos cosas que hueles y una cosa que saboreas. Ya sabes, existen todas estas pequeñas técnicas que pueden ayudar a reducir la ansiedad en el momento. Pero no es una condena de por vida. Solo animaría a las personas a no caer en comportamientos de seguridad y evitación. Y no dejes de hacer cosas porque te asustan, porque eso sería terrible.


Familia
Matt con su hija Libby, su esposa Daphna y su hijo Ben

PB: Cuentas la historia de cuando tu esposa Daphna pregunta: "¿Se curará el protagonista?" al final del libro que estás escribiendo. Eso me hizo sonreír, como si no tuvieras suficiente presión para resolverlo. ¿Cómo respondiste? ¿Qué le dijiste sobre el protagonista?


Matt: Le dije que no lo sé y todavía no lo sé. No ha terminado. Definitivamente no estoy curado. Estoy predispuesto a ser quien soy. El protagonista seguirá trabajando en su bienestar, lo que es un esfuerzo de toda la vida. No es fácil amigo, y tú lo sabes. Es un mantenimiento constante y no siempre es divertido. Pero siento que he aprendido varias habilidades que me han ayudado en general, como ser humano. Aprendí a llorar mejor, lo cual es una habilidad maravillosa. ¿Fue la semana pasada? Hace 10 días fue el aniversario 33 de la muerte de mi padre, y tuve un llanto maravilloso. Lloré durante una buena hora, forzándome a mí mismo. Es como cuando estás enfermo y tienes una intoxicación alimentaria y sientes que tienes que vomitar, pero no puedes hacerlo y lo provocas. Eso es lo que hago. Trato de forzarlo a salir y finalmente lo hace. Es una gran catarsis. Así que hay muchas cosas que aprendí, especialmente a través de los psicodélicos, que fueron muy útiles. Quiero decir, en eso fue en lo que más me ayudaron los psicodélicos, diría yo, a aprender a llorar mejor o más fácilmente.


PB: Bueno, gracias por mencionarlo. Este es El Blog Psicodélico, así que no quiero dejarte ir sin hacerte una pregunta sobre los alucinógenos como medio para abordar los trastornos mentales. Tu experiencia con la ayahuasca me intriga porque es parte de mi propia narrativa. ¿Esa experiencia te abrió algún nuevo camino espiritual más allá de tu misión de lidiar con los ataques de pánico? ¿Alguna revelación inesperada?


Matt: Umm, una pregunta interesante. ¿Tuviste la misma experiencia con la ayahuasca?


PB: Bueno, no creo que haya experimentado lo mismo que tú. Basado en lo que leí de tu relato creo que pasaste más allá que yo, a otra esfera, más allá de lo que algunas personas llamarían el ego o el yo. Yo no. Sentí que estaba tocando la puerta pero no entré. Mi experiencia con la ayahuasca fue difícil, pero sigo procesando lo que pasó en ese lugar.


Matt: Ah, sí, muy difícil. [Voz apagada] Estaba haciendo lo mismo. Me tomó un tiempo resolverlo y todavía lo pienso. Perdona, acabo de comerme un banano. Eh, ¿puedes volver a la pregunta? Lo siento, Robert. Me distraje pensando en tu experiencia.


PB: ¿La experiencia con la ayahuasca te abrió algún nuevo camino espiritual?


Matt: No, no tanto espiritual. Hubo algo sobre sufrir un poco que fue importante para mí. El hecho de simplemente sufrir produjo efectos curativos. Eso fue importante. Eso valió la pena y me hizo sentir que no fue una pérdida total. También estaba la parte secundaria de estar en un grupo, la camaradería y el apoyo, aunque no tuve la experiencia que esperaba tener. Luego, por supuesto, aprendí que una parte significativa de la población que prueba ayahuasca, específicamente DMT, no tiene una experiencia psicodélica completa. Me tranquilizó saber que no fue solo una rara aberración que me pasó a mí.


PB: Te mencioné fuera del aire que he estado hablando con algunos sanadores chamánicos sobre lo que se supone que debemos sentir. Nosotros, me refiero a la gente occidental, entramos con muchas expectativas, y si la experiencia no cumple con esas grandes expectativas, pensamos que es una pérdida.


Matt: ¿Vas a intentar con la ayahuasca de nuevo?


PB: Probablemente sí. Siento que solo he tocado la superficie. ¿Experimentaste con drogas mientras crecías, Matt?


Matt: No. Quiero decir, probé LSD un par de veces, pero no diría que fui experimental, no. Sabes, nunca tuve buenas experiencias con los psicodélicos. Probé hongos una vez en la universidad y LSD unas pocas veces en la preparatoria, y a menudo me sentía miserable. Y cuando lo intenté de adulto, a menudo me sentía en la miseria también. Sí, no fueron experiencias divertidas para mí.


"Estamos programados para ser cuestionables y raros y para que nos importe lo que piensen los

demás y para no siempre sentirnos bien

con nosotros mismos."

-Matt Gutman


Familia
Matt y su familia

PB: ¿Hay algo más que quisieras agregar sobre tus expectativas para el libro?


Matt: Creo que solo espero que el libro inicie una conversación, ¿sabes? Que las personas comiencen a compartir y hablar sobre esto. Fue tan sanador para mí que espero que otras personas puedan beneficiarse de ello. No espero que cure a nadie necesariamente, pero puede ayudar a la gente. Eso ya lo he visto. Francamente, no esperaba este tipo de reacción, con tantas personas apareciendo de la nada. Ha sido maravilloso. Espero que continúe transmitiendo ese mensaje de auto-perdón y aceptación.


Es un pensamiento un poco contraintuitivo sobre la industria del bienestar. La industria del bienestar nos dice que somos perfectos tal como somos, que estamos hechos para ser felices, que solo tienes que alcanzar tu Zen interior. Creo que mi mensaje es que los humanos no están diseñados para estar contentos. Todos estamos en conflicto. Estamos diseñados para sobrevivir y procrear. Eso es prácticamente todo. Y si puedes lograr un ápice de satisfacción más allá de eso, entonces de verdad que has logrado algo. Deberías darte una palmadita en la espalda y sentirte bien. Pero creo que muchas personas se sienten mal porque no están logrando el bienestar y la satisfacción al nivel que les dicen que deberían, según la industria del bienestar. Estoy aquí para decirles a las personas que está bien. Estamos programados para ser cuestionables y raros y para que nos importe lo que piensen los demás y para no siempre sentirnos bien con nosotros mismos. Solo tenemos que seguir trabajando en ello, y cualquier satisfacción que obtengamos, cualquier cosa buena, simplemente disfrutémosla y vivámosla. ¿Tiene sentido?


PB: Me encanta cómo lo dijiste. Sí, me gusta esa parte del libro, básicamente diciendo que no estamos programados para cumplir con un coeficiente de felicidad.


Matt: Sí, exactamente. Me gusta eso. La verdad es que no querían que pusiera ese sentimiento en el libro. El editor decía: "Sabes, no estoy muy seguro de lo que siento al respecto." Y yo pensaba: ¡esto lo es todo! Pero bueno...


PB: ¿Sabes si hay un programa de 12 pasos para personas que sufren de ataques de pánico? ¿Un Sufrimos Ataques de Pánico Anónimos ?


Matt: No, la razón por la que decidí escribir el libro fue porque no pude encontrar grupos de apoyo para ataques de pánico. No hay suficientes grupos de este tipo para empezar. Tal vez ahora eso ha cambiado. O tal vez cambiará.


PB: Gracias, Matt. Ha sido una gran experiencia; una experiencia en la que se devuelve el favor. Dices en tu libro que hablar sobre tus ataques de pánico ayudó a reducir su potencia. Ahora aquí estoy yo hablando de los míos, y para mí, este es solo el primer paso. Enfrentar nuestras sombras interiores puede ser desalentador, pero la carga de suprimirlas es simplemente demasiado agotadora.


Gracias nuevamente a Matt por hablar del tema con nosotros. Por favor, échenle un vistazo a su libro "Sin Tiempo para el Pánico" (No Time To Panic).


¿Has experimentado ataques de pánico? Hablemos de ello. Comenta de forma anónima abajo.


Si disfrutaste de este blog, considera compartirlo con un amigo. ¿Interesado en escribir un artículo de blog como este? Contacta a Robert@thepsychedelicblog.com.


En Los EEUU

* Línea Directa de Información sobre el Trastorno de Pánico: 1-800-64-PANIC (72642)

* Línea de Ayuda de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales (NAMI): 1-800-950-NAMI (6264)









Comments


bottom of page