top of page

Legados de Salud Mental en Ghana con Magnus Mfoafo-M’Carthy (Parte II)

Actualizado: 8 dic 2023

PB: Magnus, volvamos a nuestra conversación sobre los desafíos y soluciones en materia de salud mental global.


He aprendido que, en general, los africanos ponen un fuerte énfasis en la familia. Y uno de los componentes clave para un tratamiento exitoso parece ser un enfoque de trabajo en equipo por parte de amigos y familiares con la persona que vive con una enfermedad mental. ¿Esto, en teoría, le daría a los africanos alguna ventaja para lidiar con la enfermedad mental?


"El estigma contra la enfermedad mental es una barrera que solo puede ser rota con comprensión, compasión y conocimiento."

- Kofi Annan, ex Secretario General de las Naciones Unidas, Ghana


Magnus: Estoy de acuerdo contigo. Al hablar de África, usaré a Ghana como punto de referencia y argumento que es una sociedad comunitaria en la forma en que las personas se cuidan mutuamente. Aunque fui criado por mis padres, puedo decir que nuestros vecinos también desempeñaron un papel en mi crianza. Un vecino puede aconsejarte e incluso castigarte cuando sea necesario. Sin embargo, la historia es diferente con la enfermedad mental. Debido al estigma asociado a la enfermedad mental, las personas tienden a distanciarse de los miembros de la familia o parientes que están sufriendo.


PB: ¿Podemos hablar sobre estrategias para abordar el estigma?


Magnus: La conclusión de gran parte de mi investigación es la necesidad de una educación continua sobre la enfermedad mental. Cuanto más hablemos al respecto, más lo entenderemos y obtendremos más conocimientos. Hay un eslogan que dice que no hay salud sin salud mental. Creo que nuestra comunidad debe llegar al punto de darse cuenta de que la cabeza/mente también es parte del cuerpo. Si podemos simpatizar con otros que tienen enfermedades relacionadas con otras partes del cuerpo, ¿por qué no empatizar con aquellos que tienen enfermedades del cerebro? Creo que sería útil más educación y la participación en actividades contra el estigma, como eventos comunitarios donde se brinda educación sobre los hechos relacionados con las enfermedades mentales con el fin comprender los tipos de apoyo disponibles. Y estoy de acuerdo, incluso cuando miras el modelo de recuperación, en que todavía necesitamos que la comunidad se una. El compromiso comunitario ayuda mucho. No todas las enfermedades mentales requieren medicamentos, algunas requieren la seguridad de un apoyo empático, como el modelo zimbabuense.


"Aunque fui criado por mis padres, puedo decir que nuestros vecinos también desempeñaron un papel en mi crianza."


- Magnus Mfoafo-M’Carthy


PB: ¿El campo de la salud mental global ha sido moldeado por ideologías occidentales y colonialismo?


Magnus: Yo pensaría que sí, porque cuando observas lo que está sucediendo en un país como Ghana, nos hemos vuelto dependientes de la medicación occidental. Recuerdo que hace años solían hablar sobre los medicamentos antipsicóticos como la olanzapina y la clozapina. Muchos de estos fueron desarrollados en Occidente. Cuando desarrollas un medicamento en Occidente, haces pruebas, eliges a los sujetos en esas pruebas, el entorno en el que se realizaron esas pruebas y el clima en esos lugares; todas estas condiciones son diferentes de las de África. Sin embargo, los médicos en Ghana, que recetan medicamentos a sus pacientes, dependen de estos medicamentos y de las pautas bajo las cuales fueron desarrollados. Por supuesto, fueron desarrollados bajo condiciones diferentes.


Los medicamentos y tratamientos definitivamente se han occidentalizado y las personas tienden a mirar los modelos occidentales. Creo que lo que necesitamos es investigación que esté localmente basada y que las personas en el Sur Global busquen alternativas y planteen las preguntas serias: ¿qué dirección debemos tomar para proporcionar tratamiento a aquellos con depresión, esquizofrenia y trastorno bipolar, entre otros, que puede diferir en un lugar como Ghana? ¿Sería su tratamiento diferente al de alguien en Canadá o EE. UU.? Estas son conversaciones que debemos tener y encontrar formas de brindar liderazgo y apoyo a las personas localmente.


PB: ¿Siguen existiendo aspectos del colonialismo que afectan la atención en salud mental global?


Magnus: En papel, podemos decir que el colonialismo terminó en gran parte del Sur Global a partir de finales de los años 50 hasta los años 60, cuando los países comenzaron a obtener independencia. Ghana, por ejemplo, obtuvo la independencia en 1957. Pero no debemos olvidar que el legado o los restos del colonialismo permanecen. Todavía están ahí. Incluso ahora, cuando vas a Ghana, las personas prefieren vestir ropa occidental, en nuestros tribunales los jueces siguen usando las cubiertas de cabeza o las pelucas que se usan en el Reino Unido. Con respecto a la educación, la fluidez de una persona en el idioma de la Reina (inglés) se respeta más en Ghana que una persona elocuente en el idioma local. Veo esto como algunos de los vestigios del colonialismo y esto ha impactado en el sistema de atención de la salud mental, donde hay una dependencia excesiva de diagnósticos y medicamentos occidentales.


PB: ¿Hay otras formas en que el colonialismo podría afectar la salud mental?


Magnus: Creo que sí. Seguimos abrazando el sistema de asilos a pesar de que, en el mundo occidental, se ha desinstitucionalizado. En Ghana, se construyó el primer asilo en 1888 bajo el gobernador británico, Sir Edward Griffiths, en la antigua Corte Superior de Victoria Borg. Luego, se inauguró el Hospital Psiquiátrico Ankaful en 1965. Aunque el Hospital Psiquiátrico de Accra se construyó originalmente para alojar a 500 pacientes, ahora está superpoblado. También hay personas que se han liberado porque fueron rechazadas o desterrada por sus familias y ahora se encuentran caminando por las calles de la capital.


Recuerdo que hace unos 10 años, me topé con el presupuesto nacional para la salud mental de Ghana y la cantidad no era adecuada. Era sólo alrededor del 1.4% del presupuesto total de salud. Esto habla de la mentalidad de los responsables de la formulación de políticas y de quienes están encargados de mejorar el sistema de atención médica.


Otro problema que tuvimos en Ghana, durante el período colonial, es que los amos coloniales venían y ocupaban ciertos cargos sensibles como el de gobernador. Tenían una disposición según la cual, si te enfermabas, podías ser enviado de regreso a Inglaterra para recibir tratamiento. Ahora, tenemos altos funcionarios gubernamentales que siguen beneficiándose de esta disposición, poe ende, cuando enferman, pueden ser enviados al extranjero a países como Sudáfrica, India, el Reino Unido o Estados Unidos para recibir tratamiento. Como resultado de esto, no hay mucho compromiso por parte de los responsables de las políticas para mejorar el sistema de atención médica en el país. El ciudadano común ghanés no tiene acceso a este tratamiento y debe depender de los hospitales locales.


PB: ¿Existen esfuerzos continuos para ayudar al público en general a comprender la importancia de la buena salud mental?


Magnus: Hay varias organizaciones sin fines de lucro en Ghana que crean conciencia a su propia manera, pero no creo que tengan una plataforma lo suficientemente grande como para poder involucrar a toda la población. Cuando se observa críticamente, al final del día, todo se reduce al financiamiento. Los responsables de la formulación de políticas deben estar dispuestos a abrazar y abogar por la sociedad y presionar por un financiamiento real.


PB: Cuando dices que el presupuesto para la salud mental en un lugar como Ghana es pequeño (1.4%), ¿cómo se compara con otros países?


Magnus: El presupuesto para la salud mental en Estados Unidos es el 6% del presupuesto total de salud, en Canadá es el 7% y en Inglaterra es el 13%. Los países escandinavos contribuyen con cantidades más grandes a su presupuesto para la salud mental. Cuando observamos los números, el porcentaje del presupuesto para la salud mental con respecto al presupuesto total de salud habla mucho sobre las prioridades.


PB: ¿Cómo pueden la colaboración y las asociaciones entre el Norte Global y el Sur Global contribuir a un enfoque más equitativo e inclusivo para la salud mental global?


Magnus: Hay muchas organizaciones en el Norte Global que intentan brindar algún tipo de apoyo a las organizaciones en el Sur Global. Como dicen, un viaje de mil millas comienza con un paso. Creo que los profesionales y clínicos deben hacer un esfuerzo considerable para determinar cómo pueden incorporarse mejor en el sur. Aunque se han dado pasos importantes y las personas han estado explorando nuevas opciones, debemos seguir trabajando en ello. Los investigadores están llevando a cabo un intenso trabajo en India y otras partes del mundo para unir el Norte y el Sur, pero aún estamos atascados en la superficie. En términos de nuestro enfoque, tenemos algunos investigadores y organizaciones sin fines de lucro comprometidos con este tipo de esfuerzos, pero no he visto muchas iniciativas gubernamentales que estén explorando este tipo de colaboración. Eso es quizás donde fallamos.


"…eso nos llama a recurrir a nuestros gobiernos para cambiar el enfoque."

- Magnus Mfoafo-M’Carthy


Ministros de Parlamento
Parlamento de Ghana , Cortesía de Business & Financial Times

PB: Cuando hablamos de colaboración internacional entre el Norte y el Sur, mi mente se dirige a los grupos desplazados, especialmente a medida que aumentan los desastres climáticos. Cada vez más personas desplazadas se moverán del Sur Global al Norte Global. ¿Necesitamos nuevas estrategias de salud mental, especialmente teniendo en cuenta que algunas personas usarán el aumento de inmigrantes como motivo para discriminar, estigmatizar y odiar?


Magnus: Creo que lo que dices es cierto. Debemos cambiar nuestro enfoque, ya que las cosas están cambiando diariamente. Hace unos años, nunca se hablaba del cambio climático ni de cómo este afecta el bienestar mental. Estos cambios nos llaman a recurrir a nuestros gobiernos para cambiar el enfoque.


PB: Hablaste sobre la falta de psiquiatras y otros profesionales de la salud mental en Ghana. ¿Cuál es la razón detrás de esa escasez?


Magnus: Bueno, creo que se remonta al estigma. Es mucho más probable que alguien quiera ser neurocirujano o radiólogo en lugar de especializarse en salud mental. Se ha hecho un esfuerzo en los últimos años en Ghana para que los estudiantes de medicina se dediquen a la psiquiatría. Algunas escuelas en Europa incluso ofrecen becas para que estudiantes ghaneses sean capacitados en psiquiatría. En general, todavía no tenemos personal adecuado.


PB: ¿Existen modelos en otras áreas que puedan ayudarnos a lidiar con el estigma?


Magnus: Sí. La narrativa de la enfermedad mental se ha contado de manera negativa. Es hora de cambiar eso. Podemos mirar el VIH/SIDA como un modelo exitoso. La narrativa del VIH/SIDA ha sido moldeada por defensores famosos e influyentes como Magic Johnson quien vivía con el VIH, o Elizabeth Taylor debido a su amistad con Rock Hudson. Pudieron abogar de manera positiva. Aunque el estigma en torno al VIH/SIDA todavía está presente, ciertamente no es como solía ser cuando apareció por primera vez. Además, con el apoyo de personas influyentes ha llegado una gran cantidad de financiamiento.


Si observamos la historia, ¿cuántos artistas o músicos populares son conocidos por vivir con enfermedades mentales como Vincent van Gogh, Beethoven y Kurt Cobain? ¿Cómo podemos presentarlo al mundo? Tal vez diciendo la verdad, que las enfermedades mentales no discriminan y pueden afectar a cualquiera. Hay estudios que hablan de que estamos conectados con las enfermedades mentales de una forma u otra, ya sea a través de personas en el trabajo, miembros de la familia o nuestros vecinos. ¿Cómo podemos crear más conciencia y normalizar estas enfermedades?


PB: ¿Cuál es el trabajo principal que estás haciendo ahora?


Magnus: Sigo investigando el impacto de las enfermedades mentales en Ghana. En este momento, lo estoy explorando desde un punto de vista religioso. A menudo, las personas sienten que creer en Dios los excluye de la enfermedad mental y que aquellos con la enfermedad necesitan la ayuda de un pastor para expulsar al espíritu maligno. Lo ven como un ataque demoníaco. Queremos educar para comprender que la enfermedad podría darse debido a un desequilibrio químico y que se necesita buscar otro tipo de ayuda.


Además, estoy trabajando con un colega investigando el impacto del cambio climático en personas con discapacidades en Ghana.

 

Intento de suicidio despenalizado en Ghana

Por GNA

30 de marzo de 2023


El Parlamento ha aprobado el Proyecto de Ley de Modificación de Delitos Penales (Enmienda) de 2021 para despenalizar los intentos de suicidio.

- News Ghana

 

PB: Antes de terminar, quería mencionar el suicidio. ¿Las iglesias y las escuelas están dispuestas a hablar sobre la prevención del suicidio?


Magnus: Recientemente, el Parlamento en Ghana despenalizó el suicidio, que había sido ilegal según la Ley de Lunáticos de 1845. No creo que se haya hecho mucho esfuerzo para educar al público hasta ahora. Creo que es realmente necesario tener este tipo de educación. La tasa de suicidio en Ghana es comparable a otras partes de África (aproximadamente 10 por cada 100,000 personas) y en Canadá (10 por cada 100,000), pero no tan alta como en Estados Unidos (14.5 por cada 100,000).


PB: Gracias por ayudarnos a comprender mejor la atención en salud mental en Ghana y, en nombre de quienes leen este blog, gracias por el trabajo que estás haciendo, Magnus. Para aquellos que deseen hablar con alguien en Ghana, Canadá o Estados Unidos, están disponibles los siguientes contactos:


En Ghana: 050 991 4046 y 020 681 4666


En Canadá y Estados Unidos: Marque el 988 para la Línea de Ayuda y Crisis de Suicidio,

Te gustó este blog? Por favor, considéralo compartirlo con un amigo. ¿Interesado en escribir un blog? Contáctate con Robert@thepsychedelicblog.com.

Comments


bottom of page